Los tubos de carga, cada vez son más importantes, dentro de la estructura de una granja por diferentes razones:
Limpieza: al cargar desde el fondo del depósito o  la balsa, conseguimos que prácticamente no nos queden pósitos, al mismo tiempo al ser de inoxidable las corrientes que genera el agitador no nos lo despaza.
Seguridad: los tubos de carga tienen un sistema de descebado que nos ofrece la tranquilidad de que no se nos vaciara sola.
Ahorro: Los controles volumétricos representan un gran ahorro, pues en una granja de aproximadamente 5000 cabezas de engorde, calculamos que sacaremos unas 450 cubas de purín al año, a una media de tan solo conseguir que carguen 1m3 más, estaremos hablando de 450m3 , es decir 22 viajes menos  de cuba, por lo que el equipo esta amortizado el primer año.
Valorización: por conductividad, sabemos los kg de nitrógeno que contiene cada cuba, principal parte valorable del purín, por ello podemos aplicar las dosis indicadas por cada espacio de tierra sin temor a tener cultivos deficientes en nutrientes o quemarlos por exceso de los mismos.
Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y ofrecer contenidos y publicidad de interés. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies